Cerrar

Este sitio web utiliza cookies de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Proceso de reestructuración financiera
¿Por qué energía solar?

¿Por qué energía solar?

Abengoa Solar está convencida de que la energía solar puede contribuir de manera significativa a afrontar los retos actuales en materia energética y cambio climático entre los que cabe destacar una creciente necesidad de los países de reducir sus emisiones contaminantes y obtener una mayor independencia energética ante un escenario de:
  • Aumento de la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles.
  • Aumento significativo de la demanda energética y de las emisiones de CO2 en países emergentes.
  • Disminución de la generación nuclear en el mix energético de los países desarrollados y en vías de desarrollo
Para ello, Abengoa Solar apuesta principalmente por la energía termosolar, a través de las dos tecnologías probadas comercialmente en la actualidad:
  • Tecnología de torre
  • Tecnología cilindroparabólica
  • Gestionabilidad
El factor más importante que distingue a la energía termosolar de otras formas de generar energía es la gestionabilidad, o capacidad de adaptar la producción a la demanda.
La gestionabilidad es uno de los aspectos que los operadores de sistemas eléctricos consideran como claves, y posiblemente el que más valor les genera. Ajustar la generación a la curva de demanda tiene el beneficio de poder vender la electricidad a la red en los momentos de máxima generación con el consiguiente incremento del precio y de poder compensar los efectos de las fuentes intermitentes.
La energía termosolar se considera gestionable gracias a que goza de una gran inercia térmica que evita que deje de generar de manera inesperada, gracias al uso de un pequeño porcentaje de gas y gracias al almacenamiento térmico. En este sentido Abengoa Solar tiene en construcción una planta de 280 MW, Solana, en Arizona, Estados Unidos, que dispondrá de seis horas de almacenamiento de sales fundidas.
Por otra parte, la energía termosolar tiene la ventaja de poder combinarse con plantas de generación de energía convencional para formar plantas híbridas. Mediante la hibridación se reduce la dependencia del combustible convencional y las emisiones de CO2 de las plantas de generación de carbón y gas natural.
Además Abengoa Solar tiene amplia experiencia en el diseño, construcción y operación y mantenimiento de plantas híbridas sol-gas.
Tecnología comercialmente probada
La tecnología termosolar lleva más de 30 años en funcionamiento desde los primeros proyectos comerciales en Estados Unidos. Aunque las plantas han ido mejorando y ha habido importantes avances tecnológicos para reducir el coste y aumentar la eficiencia, el conocimiento del producto es suficientemente elevado como para decir que no se trata de una tecnología en pruebas o experimental, sino de una solución comercial y adaptable a diversas geografías. La tecnología fotovoltaica por su parte, con 60 GW en operación y plantas comerciales desde los años 80, se encuentra en el momento decisivo de su desarrollo, llegando por su coste a alcanzar a las fuentes de generación eléctrica convencionales en algunas zonas.
Seguridad en el suministro
La diversificación del mix energético es uno de los aspectos más importantes en materia de política energética. Uno de los beneficios más importantes de la energía solar es la reducción de la dependencia del petróleo, gas y uranio de los países que no disponen de dichos recursos.
Asimismo la energía solar aumenta el porcentaje de energías renovables en el mix energético y en el caso de la termosolar aumenta la fiabilidad del sistema al ser gestionable.
La energía solar sirve para combatir la volatilidad de los combustibles fósiles.
Creación de empleo local
Durante la construcción de las plantas solares y en la etapa posterior de operación y mantenimiento a lo largo de la vida útil de las mismas, se crearán entre 4 y 5 puestos de trabajo temporales por MW para la ejecución del proyecto y entre 1 y 2 permanentes por MW durante el periodo de explotación.
Además se podrá desarrollar, en función del número de proyectos, un cluster de fábricas dedicadas al suministro de materiales y podrán crearse centros de I+D en el entorno.